Innovation

  — Sensibilidad del cerebro e impactos

Sensibilidad del cerebro e impactos

Imagínese el cerebro humano como un órgano semifirme parecido a un gel. La realidad es que posee una consistencia equiparable a una clara de huevo cocido o a la mantequilla. Además, al componerse principalmente de agua, no puede comprimirse y presenta una gran debilidad ante el cizallamiento (es decir, a las fuerzas no alineadas que empujan el cuerpo en dos direcciones distintas; pruebe a juntar ligeramente las manos y a separarlas deslizándolas). Todo ello hace que el cerebro sea más sensible a las fuerzas rotatorias que a un movimiento meramente lineal del cráneo.

¿Qué hacer rotar el cerebro?

Cuando te caes, lo más probable es que la cabeza choque contra el suelo en ángulo. En el momento del impacto, la fuerza tangencial puede provocar un giro mayor o menor de la cabeza en función del objeto/superficie contra el que se colisione. Desafortunadamente, los ensayos estándar de los cascos no reproducen fielmente la realidad. En su lugar, los cascos se dejan caer verticalmente sobre una superficie horizontal, lo que resulta en un movimiento lineal del casco y la cabeza.

 

Impactos asociados a movimiento rotatorio

Los factores y las fuerzas que pueden provocar daños cerebrales son complejos, y dependen de la intensidad y del lugar de impacto. Lo que sí sabemos a ciencia cierta es que mientras que un movimiento lineal de la cabeza puede ocasionar una fractura o una contusión craneal, el movimiento rotatorio puede causar, además, lesiones tales como una conmoción cerebral, un hematoma subdural o una lesión axonal difusa.

 

De todos los tipos diferentes de lesiones cerebrales, el más común es la conmoción cerebral. Sin embargo, la conmoción abarca un extenso ámbito, desde el simple aunque intenso dolor de cabeza hasta el extremo de un daño cerebral irreparable. En EE.UU. concretamente hay en curso un amplio número de proyectos de investigación que tratan de dilucidar el modo en que las conmociones reiteradas pueden conllevar consecuencias a largo plazo.